Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Estimado presidente Biden:

Le escribimos como cubanoamericanos y ciudadanos estadounidenses preocupados,
quienes ofrecimos nuestro tiempo, donamos nuestros recursos y votamos por usted
en 2020. Colectivamente, estamos conmocionados y decepcionados por su
indiferencia hacia el sufrimiento de las familias cubanas tanto en Cuba como aquí en el
Estados Unidos.

Su promesa de campaña de deshacer los estragos a las familias cubanas causados por
la administración anterior fue uno de los principales factores por los que muchos de
nosotros lo apoyamos. Si bien reconocemos que ha tomado unas pocas medidas
positivas menores, estamos profundamente molestos de que esté tan lejos de cumplir
las promesas de su campaña de volver a las políticas de la era Obama sobre Cuba.
Estamos extremadamente decepcionados y consternados por su inacción, falta de
coraje y sensibilidad para deshacer las drásticas e infundadas medidas ejecutivas
impuestas por su predecesor. Causan un gran daño a la gente en Cuba y también aquí
en los Estados Unidos. Con un simple gesto suyo, Ud. podría revertir fácilmente estas
políticas, y poner fin al dolor y al sufrimiento.

Después de varios anuncios, todavía estamos esperando medidas que permitan el
comercio y la inversión con el creciente sector privado de la isla. También esperamos
lograr una libertad ilimitada para viajar a Cuba, como ocurre con otros países que sí
son realmente peligrosos. Nos gustaría ver una Embajada en pleno funcionamiento en
La Habana. Más importante aún, su posición sobre el mantenimiento de la infundada
designación de Cuba como país patrocinador del terrorismo es desconcertante. Esta
designación impacta negativamente el bienestar de nuestras familias en Cuba y
obstaculiza su acceso a los bienes básicos de la vida cotidiana, operaciones financieras
y plataformas digitales. También socava en gran medida nuestros esfuerzos
nacionales para combatir el terrorismo en todo el mundo.

La crisis humanitaria que estas sanciones han precipitado en la isla han contribuido
significativamente a una crisis migratoria sin precedentes en nuestra frontera Sur, ya
que decenas de miles de cubanos han perdido la esperanza y han abandonado su
tierra natal en busca de estabilidad económica. Quienes permanecen en Cuba
–incluido el creciente sector privado que su Administración dice apoyar– ven sus
medios de vida gravemente afectados por estas sanciones que usted podría fácilmente
revertir. La falta de alimentos, medicinas y electricidad es una cuestión de vida o
muerte y, como mínimo, no se debe contribuir a más muertes.

Encuestas recientes informan que de los casi 1,5 millones de votantes
cubanoamericanos, más de la mitad están consistentemente a favor de la
normalización con Cuba; mientras que el apoyo es abrumador entre los votantes Demócratas y más jóvenes. [1] Este apoyo también fue evidente tanto en términos
electorales como en términos de apoyo político cuando usted era vicepresidente.
Somos una mayoría relativamente silenciosa –aunque sí votamos–, porque muchos de
nosotros enfrentamos amenazas e intimidación por parte de la extrema derecha
cubanoamericana, como resultado de nuestro apoyo a una política racional y humana
hacia Cuba; la misma que usted defendió durante su campaña de 2020.

Presidente Biden, cuando haga campaña en los próximos meses inevitablemente
tendrá que abordar la cuestión de la política de su administración hacia Cuba. Tendrá
dos opciones. Una es prometer, una vez más, una nueva política de compromiso con la
isla. La otra es continuar con la misma política fallida de la mayor parte de los últimos
sesenta años, como lo hizo usted durante su primer mandato. Si elige lo primero,
seguirá ganando una proporción considerable del voto de nuestra comunidad, para
quien se trata de una cuestión decisiva y urgente. Sabemos que las elecciones se ganan
en los márgenes, y esto será importante no sólo en Florida, sino también en otros
estados como Nevada, Nueva Jersey, Kentucky y Michigan, donde también viven y
votan muchos inmigrantes cubanos.

Más allá de la comunidad cubanoamericana, reflejamos el criterio de una gran
mayoría del pueblo estadounidense, que apoya la normalización con Cuba; y un
eventual fin del embargo, que ha causado tanto sufrimiento innecesario a los pueblos
cubano y estadounidense. [2] Esto no se debe a que aprueben o desaprueben el sistema
político y económico de Cuba. Sino porque creen, como nosotros, que una política de
compromiso con nuestro vecino del sur será buena para nuestro país de adopción, así
como para los cubanos en la isla. Además, la gran mayoría del mundo –incluida la
mayoría de nuestros aliados clave– también quiere que normalicemos las relaciones
con Cuba y levantemos el embargo. [3]

Somos plenamente conscientes de que un cambio de estrategia traería una avalancha
de ataques por parte de la extrema derecha de la comunidad cubanoamericana, junto
con otros opositores. Entre los atacantes habrá políticos que han demostrado que, a
pesar de su discurso patriótico, en realidad no les importan ni el pueblo
estadounidense ni el cubano. Le instamos en los términos más enérgicos posibles a no
ceder ante estos ataques y a no continuar con la misma política fallida hacia Cuba.


En las elecciones de 2020, usted obtuvo un número considerable de votos
cubanoamericanos precisamente por su promesa de reanudar una política sensata y
humana hacia Cuba que ayudó a implementar como vicepresidente. Somos
conscientes de que puede que no parezca fácil desde una perspectiva electoral y la
oposición es muy vocal. Pero volver a comprometerse con esa política hacia Cuba
ofrece las mejores posibilidades de lograr algunos de los márgenes que se necesitan para ganar, al recibir votos de una de las comunidades latinoamericanas con mayor
participación electoral. Aún más importante, esto contribuiría en gran medida a
nuestra principal necesidad de reducir la inmigración ilegal y otros intereses clave en
esta región y el mundo. Necesitamos que sea valiente e implemente lo que la mayoría
de la comunidad cubanoamericana y la abrumadora mayoría de los ciudadanos
estadounidenses y del mundo creen que es lo correcto.

Atentamente,
Los que firman, listados abajo

Haga click aquí para ver quién ha firmado

HAGA CLICK AQUÍ PARA FIRMAR LA CARTA:

[1]. La encuesta más reciente de 2022 entre votantes cubanoamericanos en Florida realizada por la Universidad
Internacional de Florida mostró que el 53% de los encuestados estaba a favor de la normalización de las relaciones
diplomáticas. Aunque sólo el 37% de ellos se opuso al embargo, la oposición al embargo fue del 74% entre los
Demócratas y del 57% de todos (Republicanos y Demócratas) no nacidos en Cuba (https://cri.fiu.edu/research/cuba-poll/cuba-poll-2022-powerpoint.pdf). A nivel nacional, una encuesta de PEW Research de 2020 reporta que el 58%
de los cubanoamericanos son Republicanos y solo el 38% Demócratas, pero la mayoría de los primeros están en Florida
(https://www.pewresearch.org/short-reads/2020/10/02/most-cuban-american-voters-identify-as-republican-in-2020/)


[2] En diciembre de 2016, Pew Research encontró que el 75% de los estadounidenses aprobó la decisión de
2015 de reanudar las relaciones con Cuba, y que el 73% estaba a favor de poner fin al embargo comercial
contra Cuba. Este apoyo fue del 80% para los encuestados de 18 a 29 años. (https://www.pewresearch.org/short-reads/2016/12/13/americans-still-favor-ties-with-cuba-after-castros-death-u-s-election/).


[3] Declaraciones de líderes de la comunidad internacional y votaciones en la Asamblea General de las
Naciones Unidas han mostrado una condena casi unánime al embargo durante las últimas tres décadas
(https://apnews.com/article/cuba-us-economic-embargo-resolution-condemn-20bceb7216fe3eea18bec8d81372c15b, https://www.eeas.europa.eu/delegations/un-new-york/eu-explanation-vote-un-general-assembly-resolution-embargo-imposed-usa-against-cuba_en?s=63 ).

ACERE

The Alliance For Cuba Engagement And Respect

The people of Cuba have long been suffering under an economic blockade by the United States that places restrictions on food, medicine, and even economic support from relatives. President Trump not only reversed President Obama’s move to strengthen relations but further tightened the blockade. Despite high hopes, President Biden has so far failed to bring about improved relations. After 60 years of failed policy, it is time to demand a different path forward.

Advocacy Letters

Press Releases

Resources

Connect with us

Stay connected with ACERE.

Connect with us through our social media channel… or send us a message!

The Alliance for Cuba Engagement and Respect (ACERE) © 2024. All Rights Reserved.